El periodo del arte Gótico PDF Imprimir E-mail
(9 votos, media 4.11 de 5)
Escrito por Ignacio Martínez Buenaga (CREHA)   


GÓTICO.


1.1.- El cambio social y religioso.


La transición artística que supone en Europa el paso del gusto románico hacia el gótico, encuentra su justificación en un cambio económico y social que afecta también al ámbito cultural.

 

En general el periodo medieval que concierne al arte Gótico, es decir los siglos XIII y XIV, coincide con lo que se ha dado en llamar Baja Edad Media, dividida a su vez en el periodo de Plena Edad Media (S. XIII), y la época de Crisis que domina todo el S. XIV y que inicia un proceso de decadencia de las estructuras medievales que acabará finalmente en la eclosión del Humanismo renacentista.

En la etapa de Plena Edad Media se asiste al desarrollo de la economía y a un periodo de estabilidad social que dará al traste con afortunadas empresas artísticas, especialmente en el ámbito de la arquitectura, con la construcción de las catedrales góticas más emblemáticas.

La razón es que el S. XIII va a suponer un importante cambio en el sistema de producción agrícola, que gracias a ciertos avances técnicos, a una época de relativa paz, nuevos procesos de roturaciones, etc, permiten un aumento de la producción. Hasta tal punto, que la aparición de excedentes reactiva el comercio, produciéndose con ello un renacer de las ciudades (burgos). Como es lógico ello provoca el progresivo enriquecimiento de una burguesía urbana que pronto se convierte en antagonista de la vieja aristocracia feudal. Si ésta impulsó un arte rural y jerarquizado como era el Románico, la burguesía urbana, la nueva clase triunfante, desarrollará un arte urbano, impregnado además de un nuevo sentimiento religioso (más humano y emotivo) y de una sensibilidad más realista y por tanto plásticamente más naturalista.

El periodo de la Plena Edad Media es también el de la consolidación de las monarquías europeas. Y en la Península Ibérica coincide con un salto cuantitativo importante en el proceso de reconquista militar de los territorios musulmanes, que progresivamente van quedando en manos de los reinos cristianos, que son cada vez más amplios y poderosos.

1.2.- El otoño de la Edad Media.


Por el contrario, el S. XIV es un siglo de grave decadencia. El avance de la roturación de tierras comenzado el siglo anterior había alcanzado su límite y por tanto empezaron a reducirse los beneficios. El camino emprendido hacia una economía capitalista había topado con su primera crisis. A partir de aquí se sucederán las revueltas campesinas; las rivalidad económica entre las monarquías que abocará a guerras interminables como la Guerra de los Cien años; sin olvidar que también es entonces cuando se produce la crisis religiosa del Cisma de Occidente, precedente de la futura ruptura de la cristiandad entre católicos y protestantes; y todo ello agravado por la terrible epidemia de peste negra de 1348, que asoló Europa con una virulencia extrema y que acuñó un simbolismo de muerte y desolación para todo este periodo final de la Edad Media europea.

La misma crisis afectó a los reinos peninsulares con igual dramatismo, especialmente en Castilla que sufre la Guerra de los Dos Pedros, entre Pedro I de Castilla y Pedro IV de Aragón; y la Guerra civil entre el mismo Pedro I y su hermanastro Enrique, que acabará con la victoria de este último y la implantación de la familia Trastámara en la corona de Castilla.

La producción artística sufrirá por todo ello un cierto freno, aunque la Iglesia seguirá siendo un mecenas determinante que posibilitará el desarrollo de proyectos como las últimas grandes catedrales españolas de Sevilla, Segovia o la nueva de Salamanca, si bien a un ritmo constructivo notablemente inferior que el llevado a cabo en las grandes obras del S. XIII.

En Europa serán los centros económicos más desarrollados y a los que menos afectará toda esta crisis, los que mantienen una importante producción artística, que además se va alejando progresivamente de los fundamentos del arte medieval. Se trata de los Países Bajos y las repúblicas italianas, cuyas obras artísticas, de una enorme calidad, anuncian ya la revolución que eclosionará en el Renacimiento.


1.3.- Periodos del Arte Gótico:


• Protogótico: S. XII-XIII.

• Gótico Pleno. S. XIII.

• Gótico Levantino. S. XIV.

• GóticoTardío. XIV-XV.

• Gótico Flamígero. S. XV.