Ganesh, el dios elefante PDF Imprimir Correo
(2 votos, media 2.50 de 5)
Escrito por F. Javier Jiménez Zorzo (CREHA)   

 

000_ganeshbuenared

Es uno de los dioses más tardíos del panteón hindú ---pues no aparece en el texto del "Ramayana", ni en las primeras redacciones del "Mahabharata"---, y debe de tratarse de una divinidad de carácter local, anterior a la invasión aria (hacia 1200 - 1000 a. C.). Ganesh (o Ganesha) (o Ganapati), hijo de Shiva (el Propicio, en los Himnos védicos, y luego el terrible o sanguinario) y Parvati (la Montaña, hija de Himalaya) tiene cuerpo humano (de color rojo)(color típico que la práctica intensa de la meditación hace adoptar a los "yogin"), cabeza de elefante blanca (símbolo de inteligencia y sabiduría), un gran y prominente vientre (es un gran aficionado a los dulces), cuatro o más brazos, y tres ojos (signo de potencia superior y de visión total). Las leyendas y anécdotas sobre el dios-elefante Ganesh son muy abundantes, pero citaremos tres relativas a su cabeza de elefante, a su colmillo roto y a su montura (un ratón).

En relación a su cabeza de elefante, entre las diversas leyendas, la más extendida explica la causa de tal hecho por un error de su padre Shiva que le cortó la cabeza al no reconocerle a la vuelta de un largo viaje. Al descubrir su error, Shiva, le puso la cabeza de un elefante, el primer ser vivo que apareció en ese momento.

Las representaciones de Ganesh lo muestran, además, con un colmillo roto. Una de las leyendas que explican tal hecho señalan que mientras Ganesh trabajaba como copista del "Mahabharata" (texto que trata de la guerra de los Bharatas), cuando se lo dictaba su autor (Viasadeva), se le rompió la pluma con la escribía, pero, para no perder ni una sílaba del dictado, se rompió él mismo un colmillo y siguió escribiendo con él.

A los dioses de la India se les representa casi siempre cabalgando sobre una montura (que suele ser un animal simbólico: Visnú, por ejemplo, viaja sobre Garuda, un águila gigante). La montura de Ganesh, el dios elefante, es... ¡un ratón! (o una rata). Alguien tan pesado y corpulento cabalgando sobre algo tan pequeño, es sin duda algo absurdo y surrealista, propio de los sueños, propio del mundo del mito. Se trata sin duda de una conjunción de elementos opuestos (y complementarios) con la que se busca representar la totalidad: en una selva, por ejemplo, ambos animales pueden evitar cualquier problema, el elefante, por su gran tamaño, aplastando todo obstáculo que se le ofrezca, y el ratón, por su pequeñez, atravesando cualquier conducto que se le presente. Por ello en la India es un dios que tiene muchos fieles pues está cerca de las necesidades de la gente y sus figuras pueden verse por todas partes: es el dios que resuelve todo tipo de problemas. Su figura suele verse a la entrada de las casas, pues está considerado un dios protector, que da buena suerte y permite superar los problemas. Gracias a su inteligencia es también el protector de los escritores (no en vano los escritores indios comienzan sus libros con una invocación a Ganesh).

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar