J. Llimona: "Desconsol" PDF Imprimir Correo
(5 votos, media 4.40 de 5)

DESCONSOL

Josep Llimona.

_____________________________________________


__________________________________________________________________________________

Parc de la Ciutadella. Museo de Arte Moderno. Barcelona.

1907.

_____________________________________________________________________________________

La escultura que se desarrolla en España en el tránsito de los siglos XIX y XX, participa de los encargos que propicia la expansión económica y social de la burguesía, aprovechándose principalmente de los encargos particulares. Lógicamente y considerando a este mecenazgo poco dado a veleidades experimentales e innovaciones estilísticas, esta escultura se mantendrá en los cánones artísticos de la tradición figurativa. Aunque es igualmente cierto que algunas nuevas tendencias se van asentando, hasta dar un aire singular a la producción artística del momento: uno principalmente será el Modernismo, que impregna el arte de esta época de una sensibilidad y delicadeza especiales, acorde con su esteticismo y su carácter preciosista y elegante. Otro será la influencia simbolista que incidirá en la afectación expresiva con su carga de interiorización, ensoñación y poses melancólicas. Y finalmente, no puede prescindirse tampoco de la influencia de Rodin, cuyo impacto en la obra de todos los autores posteriores será inevitable.

____________________

En ese contexto, la escultura que se realiza en España sigue ese triple cauce de influencias, aunque su principal centro de actividad sea una Cataluña muy embebida en ese momento de la incidencia modernista. Cataluña, es en efecto, un centro de actividades modernistas sobre todo en el ámbito de la arquitectura, aunque también en el campo de la escultura, donde destacan autores como Enric Clarasó o el propio Josep Llimona (Barcelona 1864-1934). Es este último quien mejor representa esa triple vía que hemos explicado anteriormente en la escultura de la época, porque coinciden en su obra una delicadeza y sensibilidad típicamente modernista, una tendencia expresiva marcada por las actitudes simbolistas y una influencia técnica de Rodin, al menos en algunos aspectos, que no es incompatible con las otras dos.

____________________________________________________________


EL PORQUÉ DE SU BELLEZA 


Tendencias todas ellas que son especialmente patentes en su obra más conocida El desconsol. Es una pieza modernista por el trabajo del modelado principalmente, en el que prevalece el tratamiento fino y delicado del mármol hasta conseguir unas calidades de una extrema sensibilidad. Lejos por tanto del tratamiento rugoso de Rodin, aunque quede de su influencia el perfilado curvilíneo, la tímida difuminación de los contornos, así como la talla de formas suaves y alargadas, buscando el ritmo y la composición armoniosa.

Pero la escultura está llena de sentimiento, aspecto en el que rastreamos la vena simbolista: especialmente porque trata de trasmitir emociones interiores, lo que se consigue a través de su composición cerrada, de contornos curvos que parecen encerrar la figura en su propio mutismo, ocultándose de esta manera a la mirada del espectador y acentuando así su hermetismo y su misterio. En todo caso es la imagen misma de la tristeza y el desconsuelo, que de ahí el título, consecuencia directa del propio estado de ánimo del escultor, que acaba de vivir la pérdida de su mujer, Mercé Bonet, sin que ni su profunda religiosidad, ni el apoyo de sus ocho hijos puedan consolarle de su tristeza. Una escultura por lo demás muy especial en su trayectoria artística pues marca un cambio en su estilo, un cambio hacia la idealización total respecto a la figuración femenina, que en cualquier caso destaca por su indudable belleza derivada principalmente de su perfecta armonía, y su indolente desnudez.

De Rodin también hay vestigios, en el tratamiento de las texturas de la imagen que abandonan en parte el pulido característico de las piezas modernistas, para tender ahora hacia un tratamiento más desigual y de formas abiertas, que acentúan la expresividad del dolor en la figura. No es lo único, también el uso del modelado esfumado, la composición de la figura, el esfuerzo por conseguir el movimiento y la máxima expresión, así como la correcta utilización de la luz, nos recuerdan por ejemplo la Danaide de Rodin.

Y como aquélla nos resulta igual de bella, en su sencillez y elegancia, en su sensibilidad y delicadeza, en sus formas suaves, en sus texturas luminosas. En su emoción contenida, llena de candor.


 

Comentarios  

 
#1 Asun 30-10-2011 13:39
Saludos. Realmente un artículo muy interesante para esta maravillosa escultura que yo desconocía y ... es la favorita de mi marido.Gracias por tanta información. mividayyo.tumblr.com
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar