Los símbolos del faraón PDF Imprimir E-mail
(48 votos, media 4.19 de 5)
Escrito por Ignacio Martínez Buenaga (CREHA)   

Faran0

Amenhotep III

El faraón representa en Egipto el poder político con connotaciones divinas, que lo convierte en un ser sagrado para su pueblo. Su imagen por tanto tenía que transmitir esa idea de valor sobrenatural, pero también de autoridad política, que quedaba simbolizada en su poder para unificar los dos grandes territorios del país, el Alto y el Bajo Egipto.

Sus atuendos oficiales y la representación en la estatuaria y el arte egipcio en general, acumulaban una serie de símbolos con los que transmitir todo ese complejo significado.

Así coronaba su cabeza una doble corona, que venía a ser la unión en una sola de las dos que simbolizaban el Alto y el Bajo Egipto. La primera era la corona roja o Desheret, símbolo del Alto Egipto; y la segunda más alta y puntiaguda, era la corona blanca o Hedjet, símbolo del Bajo Egipto. Las dos fusionadas en una sola constituían la doble corona o Sejemty.

El faraón también se representa con otras coronas, aunque menos frecuentemente: así la corona osiriaca o Atef, que se utilizaba en rituales religiosos; la corona azul, más utilizada en el Imperio Nuevo y que sustituía a veces a la doble corona; la corona emplumada o Shuti, empleadas por las esposas del faraón; y la Triple atef o Jemjem, que tenía una simbología solar.

Aunque en muchas representaciones el faraón no aparece con ninguna corona, sino con un tocado de tela, mucho más ligero y cómodo de llevar, que sería también el más habitual en su vida cotidiana. Era el famoso nemes, que cubría toda la cabeza, cayendo verticalmente por detrás de las orejas, y atándose con un nudo a la nuca en forma de trenza.

En la parte alta del nemes se prendía un uraeus o cobra, que simbolizaba el Bajo Egipto por asociarse a la diosa Uadyet, patrona de esa parte del país. A su lado solía acompañarse de la imagen de un buitre, asociado éste a la diosa Nejbet, patrona del Alto Egipto. Los dos seres unidos sobre el nemes simbolizaban nuevamente la unificación del Alto y el Bajo Egipto.

Sobre la barbilla, el faraón portaba una barba o perilla postiza, símbolo relacionado con el dios Osiris, considerado el primer faraón, y que se representaba también con una gran barba similar a la que llevaban sus sucesores.

En sus manos el faraón portaba dos cetros: el Nejej, que era como un flajelo que también se relacionaba con Osiris; y el Heka, que era similar a un cayado, con el que se simbolizaba la autoridad paternalista del faraón, que guiaba a su pueblo como el pastor a su rebaño.

Faran00

Sarcófago de Tutankamon