Qué es una alegoría PDF Imprimir Correo
(10 votos, media 3.30 de 5)
Escrito por Ignacio Martínez Buenaga (CREHA)   

Vouet2

Simon Vouet: Alegoría de la Prudencia. 1645.

Dentro del amplio marco de estudio que engloba la iconografía, uno de sus recursos más característicos y más utilizados es la alegoría. La alegoría es una forma simbólica de representar una idea y por ello entra de lleno en el ámbito de la iconografía.

En muchas ocasiones la representación de ideas se reduce a una metáfora, cuyo significado no siempre es fácil de desentrañar porque cuentan con una serie de signos representativos de la idea representada, que en el contexto histórico en que se realizaron eran comprensibles, al menos para una minoría ilustrada, pero que con el paso del tiempo es difícil de interpretar si no es con diccionarios antiguos sobre el particular.

Además, otra característica de la alegoría y que también dificulta su interpretación es que es hija de la imaginación, lo que le otorga una libertad en su representación muy amplia, que explica que una misma idea se pueda reproducir de formas muy variadas. Ello diferencia la alegoría del símbolo o atributo iconográfico, que es fijo e invariable. Po ejemplo, el atributo iconográfico de San Pedro son las llaves que debe de portar en su mano, en ese caso se trata de un simbolsmo invariable. Por el contrario si se trata de representar una alegoría de la lujuría, se puede representar de varias formas: Hieronymus Bosch (El Bosco), la representa de forma diferente en distintos cuadros suyos. Así, en "El jardín de las delciias", en su tabla de la Creación, es representada como un mono; en "La nave de los locos" se hace por medio de la gente que se introduce en el agua; y "En el carro de Heno", por medio de una pareja que baila.

Aunque también hay otras alegorías cuya metáfora se repite reiteradamente, es el caso de la muerte, por ejemplo, representada casi siempre o como una calavera o como un esqueleto armado de una guadaña; la Justicia, como una mujer con una espada y una balanza; la Prudencia, con una mujer frente a un espejo y serpientes alrededor, etc.

En general y como un recurso para enfatizar el simbolismo, los cuadros alegóricos son de gran tamaño, los personajes que representan las ideas aparecen medio desnudos, y con ropajes y apariencias que dejen claro su distanciamiento de la realidad y de su naturalismo.

La alegoría como elemento iconográfico se emplea continuamente en la Historia del arte, sobre todo en época clásica, y muy especialmente en el arte del Renacimiento y el Barroco.


Si te ha gustado este artículo también te pueden interesar...
Otros artículos de esta sección...